Arte en Internet

Sobre la página web como lienzo

¿Puede acaso una página web llegar a ser percibida por un espectador promedio como “obra de arte” en sí misma?

Pregunta que me lleva rondando desde hace tiempo

Depende. Si está expuesto en una galería, sí.

Pero, ¿por qué depender de galerías cuando contamos con la mayor red de distribución de arte de la historia?

Es complicado conseguir que una página web sea percibida como una obra de arte en sí misma sin que la propia obra aluda a su naturaleza de “arte”.

Solo si la página combina otros medios más familiares (reproducciones de pinturas, video-arte, animación…) cabe la posibilidad de que el espectador, inconscientemente y por asociación, acabe percibiendo el conjunto de la página como una suerte de “obra de arte” por transitividad.

Otra opción, la que explora el artista web Rafael Rozendal, es forzar la percepción de arte por pura eliminación:

  • Si la web no tiene utilidad usual aparente
  • Y es estéticamente valiosa

La noción de valor de una página web ha sido tan devaluada por las plataformas sociales, que automáticamente cualquier contenido que se reproduzca en ellas es, de facto, de uso público y gratuito.

Alejarse de este paradigma de precariedad online es difícil, sobre todo cuando somos martilleados a lo largo de cada día con un bombardeo infinito de contenido artístico agregado a granel.

Si lo que importa para que un artista sea influyente es publicar 4 piezas de video al día en las 2 plataformas de moda, ¿qué espacio hay que se considere arte una página web que tan solo consta de unos textos e imágenes?

Todo vale 0€, incluso el más selecto feed de Instagram. Estamos acostumbrados a ello, ni siquiera importa que sea arte tanto como que sea contenido.

En esta glotonería de contenido, nuestro criterio ha perdido completamente el sentido de la fascinación en virtud de la anestesia (que, para las plataformas, produce usuarios más lucrativos a largo plazo).

Leave a Reply